Era conocido como “pequeño Hércules” por su físico. Hoy con 24 años cambió radicalmente su estilo

Cuando Richard tenía 11 años, su padre fue a prisión por agredir a su esposa. Fue en ese momento cuando el niño dejó el entrenamiento

Anuncios

Quizás no lo recuerdes, pero hace años la foto de un chico que tenía músculos de acero anduvo dando vueltas por el mundo. ¡Era bastante impresionante! Las imágenes (que por cierto, eran completamente reales), mostraban a Richard Sandrak, quien levantaba pesas cuando apenas había dejado atrás los pañales. Actualmente tiene 24 años, y su vida tomó un rumbo diferente.
Nació en 1992 en Ucrania y sus padres, Pavel y Lena, eran muy deportistas. Pavel fue campeón de artes marciales y Lena era instructora de gimnasia aeróbica. La familia se mudó a Estados Unidos cuando Richard apenas tenía dos años.
Como buenos amantes del deporte, los padres de Richard le hicieron una rutina de ejercicios desde que era pequeño. En un principio consistía en estiramientos y entrenamiento de cardio, pero con el tiempo (rápidamente), la rutina incluyó levantamiento de peso liviano.
La familia conoció a un entrenador cuando se mudaron a California, el clan quería que su hijo incursionara en la industria del espectáculo, y ahí fue cuando comenzó todo. Contrataron a Frank Giardina, un entrenador que se encargó de poner a Richard en forma y buscar publicidad para él.

 

Más rápido que lento, Richard fue progresando. Ya a la edad de seis años, el niño levantaba cerca de 80 kg de peso. Sólo dos años después, el “mini Hércules” ya podía manejar 95 kg.
¿Pero qué fue lo que pasó cuando las fotos de Richard comenzaron a dar vueltas en la web? La verdad es que se levantó un debate bastante acalorado en todo el mundo. Claro, no había ninguna duda de que su estado físico y fuerza eran impresionantes, sin embargo las críticas se dirigían a sus padres. Las personas comenzaron a opinar de lo incorrecto que era el presionar de esa forma a un niño.

Anuncios

¿Y qué pensaba Richard de todo esto? Bueno, su infancia no fue de cuento de hadas. El padre del niño lo presionó demasiado para que se convirtiera en físico culturista, para eso, le tenía prohibido comer comida basura y caramelos, como lo hacían el resto de los niños.
Si bien Richard ya no se prepara para ser fisicoculturista, sigue en buena forma. Su entrenamiento, en vez de enfocarse en el levantamiento de peso, está dirigido al cardio para mantenerse en línea.
Actualmente, Richard tiene un excelente trabajo en Universal Studios Hollywood. El joven es “doble” de películas, y al parecer aventarse de altas plataformas lo ayudan a no estar estresado.
“Estoy muy orgulloso de mi pasado. No es algo que quiera ocultarle a la gente, simplemente no quiero quedar estancado en ese estilo de vida”.

Anuncios